¡Cuidado con los escépticos!

Coloquialmente, decimos que somos “escépticos” cuando –ante una afirmación o propuesta determinada– mostramos cierto grado de duda o reticencia, porque lo que nos llega simplemente no nos convence, no creemos que sea verdadero o válido. De alguna manera, en la práctica, el escéptico mantiene una rígida actitud racional y crítica ante el mundo que le rodea, evitando caer en la actitud contraria, que sería la del creyente, aquel que se supone que no piensa ni razona lo que le llega a su cerebro. Esto es, mientras el escéptico procesa y valida la información, el creyente actúa como un mero receptor o almacén de datos. Así, el creyente da por buena cualquier nueva información, la asimila y la hace suya sin oponer el más mínimo atisbo de crítica o duda, siempre que –lógicamente– no rompa su visión del mundo.

 

Origen: Somnium Dei

Anuncios

One thought on “¡Cuidado con los escépticos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s